El metro de Nueva York es un microcosmos. Están todas las clases sociales, las razas, las sexualidades, las modas y las culturas sentadas una al lado de la otra… pero nadie interactúa entre sí. No hay forma, en principio, de conocer sus historias o sus motivos de estar aquí, una ciudad ajena para la mayoría. Pero un libro puede ser una buena excusa para iniciar una conversación. Solo bastan dos preguntas: ¿Qué lees? Y ¿Por qué?

Uli Beutter Cohen -alemana, habitante de Nueva York- empezó hace dos años a hacer esas preguntas a los extraños que encontraba leyendo durante sus trayectos en el metro. De eso se trata Subway Book Review (Reseñas de Libros del Metro), que no es un libro, pero sí habla de libros. Aquí están los títulos que acompañan a la gente en sus viajes subterráneos, que tal vez no están en la lista de los más vendidos, pero que pueden conectarnos con sus vidas. “Dime lo que lees y te diré quién eres”, podría asegurarse.

Subway Book Review se encuentra en Instagram, Facebook y Twitter. Aquí cada reseña menciona el abrebocas del libro y cómo esa historia está ligada a lo que cada quien está pasando por su vida en ese momento. Solo bastan unas pocas frases y un retrato tomado con un celular.

Así, las oportunidades, que se desvanecen rápido en una ciudad como esta, se atrapan por un instante. Un niño disfrazado de ninja recomienda Robo Book: “La historia es sobre un niño que quiere ser un robot. Entonces hace una poción y se convierte en un robot. Para ser un ninja solo tienes que disfrazarte”.

FullSizeRender (3)

Gabriel -barba multicolor, cejas gruesas- sostiene un libro que empieza por la imagen de unos labios y la firma de Nabokov: “En mi opinión, lo que el doctor Humbert está buscando es este sentimiento de inocencia y de belleza de la vida. Él proyecta la belleza de la vida en la apariencia física de Lolita”.

Kelie -rubia, camisa a rayas- se cubre un poco el rostro con una novela de Murakami: “Lo que me gusta de 1Q84 son sus dos historias opuestas y sus dos realidades diferentes -una de las cuales es potencialmente una ilusión-”. Dice que, como uno de los protagonistas, ella podría estar en una realidad con dos lunas.

Jacques -manos grandes que abrazan una pila de libros- está escribiendo una novela de ciencia ficción y acaba de salir de la librería con varios textos que cree que pueden ayudarle. Le gusta en especial Kapuscinski porque habla sobre estar en un lugar distinto a casa, como el protagonista de su novela en construcción.

También hay historias que comienzan con un libro, como escribe Beutter: “Esta es la tercera vez que me encuentro por casualidad con Julie leyendo en el metro.  En medio de 8,4 millones de personas. Nota mental: mantén los ojos y el corazón abiertos”.

 

Publicado en El Espectador, enero 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s