Óscar… ¡Wao!

Óscar Wao, o Wilde como el escritor, pero con un toque de fascinación, de acento dominicano. Óscar, el casto, el gordo, el geek, el acomplejado porque a un verdadero dominicano no le faltan las mujeres. El que se va, como una gran camada de inmigrantes de segunda generación, a Estados Unidos, pero sobre todo el que regresa.

“(Óscar) le preguntó a su mamá: ¿Soy feo? Ella suspiró. Bueno, hijo, a mí no te pareces”. Así, con ese tono, ese humor, esta historia nos va enganchando, la historia que nos cuentan varias voces, no solo la de Wao. Por ejemplo, tenemos a la madre, Belicia Cabral, la única prieta entre sus hermanas –señal de una maldición-, del carácter endemoniado que le dejaron varios desaires amorosos y de una belleza que es mejor dejarle al autor que la describa:

“Que conste, ese verano nuestra muchacha desarrolló un cuerpazo tan enloquecido que solo un pornógrafo o un dibujante de cómic podía haberlo conjurado con tranquilidad de conciencia (…) Sus tetas eran globos tan inverosímiles, tan titánicos, que provocaban en las almas generosas compasión por su portadora y hacían que cada varón en su proximidad reevaluara su triste vida…”.

Y luego nos lanza esta frase tan cierta: “la innegable certeza de su atractivo, o lo que es lo mismo, poder”.

¿Y qué es lo que nos cuentan estas voces? La maravillosa vida breve de Óscar Wao, del escritor Junot Díaz, es la historia de una familia dominicana durante tres generaciones y, la gran propuesta narrativa, su destino trágico o, a lo dominicano, fukú (fuck you): Trujillo, el dictador que Mario Vargas Llosa ya se había encargado de retratar en La fiesta del chivo, aunque sin ese tono tan caribeño, tan cercano a la oralidad.

El fukú. Ese es el hilo conductor de este relato. “Y está  bien si ustedes no creen en estas “supersticiones”. Perfecto. Mejor que perfecto. Porque crean lo que crean, el fukú cree en ustedes”, una frase que nos da un abrebocas del tono del libro, de aquella cercanía que se crea con el lector. “La maldición, dirán algunos de ustedes. La vida, es lo que digo yo. La vida”, otro aparte de esos que te dejan marcado.

Los mitos de Rafael Trujillo seguirán creciendo: que se acostaba con las recién casadas de sus subalternos la misma noche de la boda, que un rumor o incluso una mala mirada eran iguales a pena de muerte. “Era nuestro Sauron, nuestro Arawn, nuestro propio Darkseid, nuestro dictador para siempre, un personaje tan extraño, tan estrafalario, tan perverso, tan terrible que ni siquiera un escritor de ciencia ficción habría podido inventarlo”. Y luego, una verdad en la cara de todos nosotros: “100 millones de Trujillos, eso es todo lo que somos”.

Y, como nos muestra el último fragmento, esta novela hace varias alusiones al cómic, que forman parte de la personalidad de Óscar Wao, a J.R.R. Tolkien. Nos dice que a veces esta tierra tiene sus similitudes con tatooine (Guerra de las Galaxias) o con el ‘fokin’ infierno, como diría esa generación de hispanos en Estados Unidos a la que pertenece Junot Díaz.

Junot Díaz- NY Times
Junot Díaz- NY Times

Encontraremos también notas al pie de página, escritos con gracia, para contextualizar la época, o los personajes mencionados, dirigidos al lector. De acuerdo con el escritor Pedro Badrán (La pasión de Policarpa): “La maravillosa vida breve de Óscar Wao es la que trae más propuestas en las novelas contemporáneas, conservando aquel sino trágico”. Hay humor negro, amor, violencia, pero también un poco de esperanza: “Nunca se puede escapar, jamás. La única salida está por dentro”.

No es un libro nuevo. Ganó el Premio Pulitzer en 2008 y ha salido en listas y reseñas. Entonces ¿por qué volver a él? Porque reactualiza la novela, porque es una de esas joyas de ficción que son capaces de contar la realidad con más gracia y, a veces, con más verosimilitud, que un noticiero. “Somos relojes, Abelard. Nada más”. Este es un libro que aborda a fondo las cuestiones humanas y, a la vez, se burla de ellas.

Una frase más: “Quiero verte, y ya,  tan sencillo como eso”.

***

La maravillosa vida breve de Óscar Wao

Junot Díaz, Ed. Mondadori

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s