5 razones para leer “Posar desnuda en la Habana” de Wendy Guerra

  1.       La historia jamás contada

Me gusta aquello de llenar vacíos con la imaginación. Lo que hizo la escritora cubana Wendy Guerra fue tomar algunas pocas líneas que la escritora franco-estadounidense Anaïs Nin escribió sobre el regreso a la Habana de su infancia y complementarlas “con los ojos cerrados y puño firme”. Y así logró descubrir, a su manera, lo que Anaïs pudo sentir al llegar a la isla, sus dudas sobre el matrimonio que se avecinaba, sobre el amor, la pasión, la dependencia, la escritura, su transformación en mujer y la relación con su padre.

2.     El método

Este libro no solo es el resultado de una Wendy Guerra poseída por los testimonios de Anaïs Nin, de una buena intuición, de un homenaje. También de una profunda investigación que involucró a historiadores, documentos, notarías, tumbas, archivos y algunos pocos familiares lejanos. Sobre todo, recorrió los lugares de La Habana que habría recorrido Anaïs Nin en aquella visita de 1922, aunque probablemente ya no existieran.

Una anécdota: de tanto que preguntaba por Anaïs, a Guerra se le ocurrió decir que era su bisnieta. Al final este rumor se extendió. “El cubano también es así. Lo que no sabe lo inventa; se involucra, te ayuda y luego lo comenta a quien quiera escucharlo”, escribe en su libro.

3.     La poesía

Wendy Guerra ha sido bien reconocida por su obra poética. Y esto se siente en el trascurso del libro. Este tono le ayuda a construir ese mundo interior que suele revelarse en los diarios, más que en las novelas o en la poesía misma.

Tal vez por eso, uno de los fragmentos que más me gustaron fue el encuentro íntimo entre Anaïs y X (porque no voy a dañar la sorpresa). Es que el erotismo, para mí, funciona mejor con las palabras precisas, con insinuaciones. Apenas el trabajo para un poeta:

“Destapa a este cuerpo, devela a esta momia joven abandonada en el fin del mundo, entisada de dolor y ahora de gusto. Cuando pienso que va a besarme, llega a mis labios, casi sin tocarlos, respira y en un raro titubeo animal sorprende a mi sexo, se lo traga de un sorbo suculento; me adormece y rinde”.

4.     Los fragmentos de Anaïs

Este es, al tiempo, una fortaleza y una debilidad del libro. Guerra apunta varios fragmentos del diario original porque le aportan algo a la historia. Sin embargo, al ponerlos junto con su propia versión del diario se percibe más la diferencia de estilos entre ambas escritoras. Además, Anaïs es Anaïs ¿se entiende?

Algunas joyas de estas:

  • “¿No son acaso las personas la prueba más completa y convincente del carácter y el temperamento de una ciudad, de sus rasgos en general, de sus principales defectos y virtudes?”
  • “El diario me ha enseñado que es en los momentos de crisis emocional cuando los seres humanos se revelan con la mayor verdad”.
  • “Las noches tropicales son hamacas para los amantes”.
  • “Qué gran misterio es el deseo. La enfermedad del amor, la sensibilidad, la obsesión, el temblor del corazón, el flujo y el reflujo de la sangre. No hay droga ni bebida alcohólica que pueda igualarlo”.
  • “Perseguir siempre el cuento de hadas produce grandes estragos en las leyes humanas”.

5.     El retrato de La Habana

Wendy Guerra y Anaïs Nin, a cuatro manos y distantes en el tiempo, crean un retrato único de La Habana. Claro, están las calles, las plazas de mercado, las gentes o edificios que han desaparecido y que fueron visitados por la escritora francesa. También están sus costumbres, el calor (aquel calor tropical de los amantes), las reuniones sociales (como el “Calendario de frivolidades del diario de una chica de sociedad”) y los banquetes. Incluso está registrado el menú que Anaïs le prepararía al hombre que deseaba para conquistarlo, como crema de langostas con piña cortada, y cherna en salsa de albaricoques e higos. Otros apuntes valiosos son los comentarios de la visita al convento de Santa Clara: “Uno podría imaginar el viejo jardín bajo la suave luz del sol, calmado, sereno, y a las monjas deslizándose a través de él, tenuemente murmurando sus rosarios”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s