Sé que me piensas en el fondo del agua

No creas que no te he visto. No.

En las tardes, justo en la cima del silencio, te sumerges en la tina para recuperar algo de mí.

Tal vez te preguntas a qué sabe la piel en la madrugada, lejos de la noche y de ti.

Es como si pudieras quedarte ahí, probando, sonriendo, respirando.

El tiempo pasa y sigues en tu mundo submarino. Hasta el gato intenta rescatarte.

Te aferras a él. Lo abrazas.

Estarás acaso imaginando mi cabello. Algún suave ronroneo en medio de un sueño.

Entonces hago algún ruido para que pienses que apenas regreso,

que la puerta se acaba de abrir,

que atrás encerramos una ciudad ingrata que se viste de negro.

Sales de la tina, sueltas al gato y te apuras a recibirme como si fueras un perro fiel.

Te tumbas sobre mí, me lames los labios.

Escucho a tu corazón retumbando como un reloj.

Y tuerca tras tuerca de repente eres toda una máquina que gira para mí.

O, bueno, eso es lo que quisiera creer…

 

**

Para el concurso:

CadaverExquisito

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s