En una época en el que los libros tienden a digitalizarse, aún sobrevive el oficio de encuadernador gracias a quienes optan por lo tradicional, artesanal y creativo. Como Ricardo Corazón de Papel.

Por Juliana Muñoz

Fotos de Julián Mora Oberlaender

Ricardo

A Ricardo Aguirre Piñeros, con 28 años en la profesión de encuadernador, lo conocen más como “Ricardo Corazón de Papel” gracias a la dedicatoria que el nobel Gabriel García Márquez le escribió en una edición de Cien años de soledad que Aguirre le encuadernó con una carátula firme, como para que sus letras duraran un siglo también.

Lo veo en su taller, un acogedor espacio adaptado a una casona colonial de La Candelaria. Lo veo en el patio, a plena luz del día, trabajando con la seriedad y precisión de un cirujano. El piso está entapetado con trozos de papel que sobraron de uno, dos, cien trabajos. A su lado pasan sus trabajadores, algunos de ellos ex habitantes de la calle. Al frente se sienta un anciano barbado que llegó sin ser invitado, pero que puede entrar como la casa que tal vez no tiene y leer un libro. Si alguien le da la oportunidad no dejará de hablar acerca de los judíos.

IMG_0269

IMG_0189

Este taller palpita, se mueve, saluda y mira con los ojos de Ricardo. Me parece recordar que eran verdes. “Lo que me gusta lo hago y luego me consigo la plata”, es su lema de artista. Buena parte de sus materiales los consigue en imprentas abandonadas. Las grandes industrias producen en masa y son pocos los encuadernadores que disfrutan tanto de hacer un producto manualmente, paso a paso, incluso con hilo y agua como en antaño: “este es un oficio que dignifica porque es de tradición”, dice el de corazón de papel.

Además de que los libros y hojas sueltas tienen una portada de cuero para que no se dañen en las estanterías, la magia de la encuadernación es la de personalizar las cubiertas con letras estampadas a 250 grados centígrados, materiales no convencionales como afiches de la calle o el ingrediente que se elija por capricho.

Como lo hace el buen librero, Ricardo conoce al cliente o al caminante desprevenido, le cuenta una historia sobre alguna de las personalidades que tiene retratadas en la pared, le da un regalo porque sí, porque hoy está de buen humor. Hace un par de años rifó, por ejemplo, un libro que encuadernó con tela francesa y piedras semipreciosas. Un libro escrito con el puño y letra de algunos de sus amigos poetas. En la primera página se leía un poema, en aquel entonces inédito, de Juan Gustavo Cobo:

Y yo que pensaba seducirte con libros
cercarte por todos lados
con viejas ediciones encuadernadas.
Avasallarte sin escapatoria posible.
Asediarte con incunables.

IMG_0199

IMG_0185

Muchos de sus clientes son poetas como Cobo, escritores de la talla de ‘Gabo’ y arquitectos como Dicken Castro, para quienes la magia está en acariciar el lomo de un libro y no una pantalla táctil. El arte de la encuadernación no lo practica cualquier persona. Tal vez solo las que tienen corazón de papel, a las que les brillan los ojos cuando hablan de su taller, de su colección de prensas antiguas, de los libros que se reciben como si estuvieran desnudos.

Luego de hablar del pasado, de las prensas y sus años, de los años y sus amigos, Ricardo habla del futuro. Saca de una columna de papel una libreta que tiene en su portada un dibujo de José Celestino Mutis con los detalles de una planta colombiana. Se trata de un proyecto con el Jardín Botánico para promover estas libretas en homenaje a Mutis. Habla también de sus empleados, gente de corazón grande con recursos mínimos. Habla con sus ojos, habla letra a letra mientras estampa sentado frente a su prensa. Para él, cuando hay papel y tinta de por medio, el mundo es infinito.

IMG_0194

IMG_0193

** ¿Dónde? El taller y museo Ricardo Corazón de Papel está ubicado en la calle 20 No 3-29, en el Centro de Bogotá. Allí se consiguen libretas elaboradas por Ricardo y se pueden mandar a encuadernar trabajos, libros, entre otros.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s