Un gol en la oscuridad (Fútbol de ciegos)

“Creo que estamos ciegos, Ciegos que ven, Ciegos que, viendo, no ven”.
José Saramago

 
La Selección Colombia de fútbol sala para invidentes se llevó la medalla de bronce en los Parapanamericanos de Guadalajara 2011. Historias más allá de la cancha.

Voy. Voooy. Voy. Una simple palabra que es capaz de avisar la presencia del oponente y del aliado, evitar choques, revelar ubicaciones, abrir caminos, iluminar un partido que se libra en la completa oscuridad.

Lo segundo que más se escucha es un balón que encierra cuatro o seis cascabeles. Gira, rebota, se deja llevar, resuena sin pausa. Así lo encuentran, lo dominan. El escenario es una cancha de fútbol sala rodeada de vallas que impiden la salida constante del balón y que permiten a los ocho jugadores invidentes ubicarse por cuenta propia.

Cuando era pequeño yo no sabía que existía el fútbol para personas ciegas. Y pues el ser humano siempre busca adaptar las situaciones a su realidad, ¿no? Entonces con mis amigos del barrio lo metimos en una bolsa. Cada cinco, diez minutos, cambio de bolsa, jé. Así aprendí.

Juan Pablo Parra aclara la voz antes de comenzar cada frase. Tal vez nervios, tal vez pensando mejor lo que va a decir. No le gustan los silencios incómodos, el sonido es su forma de percibir el mundo. Parra, de 28 años, es uno de los delanteros más talentosos de la Selección Colombia de Fútbol Sala conformada por jugadores con limitación visual. Fue llamado a un equipo distrital, Los Pumas, antes de cumplir su mayoría de edad y en las primeras prácticas sus compañeros lo acusaban de no estar realmente ciego. En el Mundial de Río de Janeiro 2002 fue nombrado “jugador revelación” por su excelente remate.

Psicólogo recién graduado. Con razón suena tan reflexivo al hablar. El ser humano esto, el ser humano aquello. No hay distinciones entre los que ven y no ven. No se da méritos por hacer lo que hace, en cambio, lo normaliza. Dice que no le da miedo jugar en la oscuridad, o lo que un vidente cree que es la ceguera, simplemente se olvida de todo, menos del balón.

Cabello negro, ondulado, corto, con canas que hace dos años no tenía. Labios carnosos, manos bien cuidadas. Las manos, eso es en lo que más se fija de una mujer, porque demuestran, según dice, cuidado y feminidad. Como las manos de Mayerly, su esposa ante ninguna iglesia ni notaria, con quien vive al Sur de Bogotá.

¿Qué cuánto llevamos? Ay, ustedes las mujeres no son histéricas, sino históricas. Siempre preguntan fechas. No estoy seguro. Bastante, tenemos muchos proyectos juntos. Esos son nuestros hijos.

Los hijos de carne y hueso los tuvo hace 11 y 12 años con otra mujer. Los extraña en estas semanas en las que acaban de participar en  los Parapanamericanos de Guadalajara. Se llevaron la medalla de bronce. El más duro contrincante fue Brasil. Siempre Brasil. Juan Pablo tiene clara la estrategia:

Delante del portero tenemos al último hombre y de ahí armamos una línea de tres. Esto nos dará una muy buena defensa cuando nos enfrentamos a un equipo con mucho volumen de ataque como Brasil o Argentina.

Se agitan los cascabeles

Se trata de un juego de fútbol sala como el que la mayoría de la gente conoce. Mismas reglas, grandes exigencias, entretenido espectáculo. Claro, hay unas adaptaciones para que los invidentes puedan jugar con autonomía. Primero, la palabra técnica “voy” que debe pronunciar cada deportista cuando tiene el balón en su poder o está dispuesto a atacar. Balones sonoros que por lo general se importan de países vecinos como Chile y México. Vendas en los ojos para cerciorarse de que quienes tienen algo de visión, así sean difusas sombras, no estén en ventaja.

El jugador de fútbol sala ciego tiene que tener una muy buena ubicación. De allí parte todo. Sabes cómo cumplir un esquema, dónde corres, dónde frenas, a dónde tiras un pase. Si eres bueno ubicándote en la calle también eres bueno jugando fútbol.

Juan Pablo también explica que la cancha está dividida en varios puntos y que cada quién sabe cuál es su posición. Los únicos que ven en la cancha son el árbitro, los arqueros y el guía de cada equipo que les indica a los suyos dónde atinar un gol. William Correa, de 30 años, es uno de los arqueros de la Selección:

Es más difícil taparles a los ciegos que a los videntes convencionales. Los segundos tienen un perfil cuando van a patear y uno se imagina por dónde van a llegar. Los primeros van corriendo con el balón y cuando menos piensas patean. Además, tenemos una delimitación del área de dos metros y de ahí no podemos salir.

El fútbol no se ve, se siente

En un partido siempre hay algo de ansiedad, pero cuando estás en el campo de juego eso se olvida. Se mete uno en un mundo diferente durante 50 minutos, tu mundo es la cancha, el resto no existe en ese momento.

Eso dice Duvián López, 27 años, apasionado futbolista invidente, otro de los delanteros destacados de la Selección Colombia. Rasgos indígenas. Cabello hasta la mitad de la espalda, liso, negro. Lo amarra con un caucho para que no le estorbe. Tiene una herida en la nariz algo inflamada.

Hace un par de semanas me fracturé la nariz jugando. Era una final que teníamos que ganar, estaba muy acelerado y me choqué contra una valla lateral. Eso no pasa muy frecuente, hay que ser más precavidos. Lo que pasa es que en la cancha uno llega a olvidar un poco que tiene familia, la integridad personal. Uno se la juega toda sin darse cuenta que puede salir lesionado.

Las personas suelen anticiparse al dolor cuando ven llegar el suelo, el puño, el muro. Están, de cierta forma, preparados. El que no ve llegar el golpe lo siente más seco, sorpresivo, indolente. Tal vez, como Duvián, hay que estar preparados siempre.

No es una rehabilitación

Como diría alguien en “Ensayo sobre la ceguera”, palabras más o menos, la ceguera no los hace ni buenos ni malos, sólo los hace ciegos. Así mismo, estos deportistas no quieren ser vistos como un caso de superación personal, como explica Duvián:

No me gusta cuando dicen “tan bonito que lo hacen, son unos verracos”. ¿Por qué somos uno verracos? ¿Porque no vemos? No, no tiene nada que ver. Lo hacemos como cualquier otro deportista. Si nos exigen hay posibilidad de mejorar.

El director técnico del equipo, Agusto Acuña, también enfatiza en que este es un deporte de alto rendimiento:

Este no es un proceso de rehabilitación, sino de desarrollo deportivo en una categoría que les corresponde a ellos. De hecho, en la medida en la que este deporte ha ocupado lugares de alguna importancia a nivel mundial, han mejorado los apoyos del Estado por medio de Coldeportes, el Comité Paralímpico y la Federación Colombiana de Fútbol.

Si acaso hay algo de superación personal es en el deporte mismo, no en la ceguera. Juan Pablo lo sabe.

Mi discurso se construye a través de mis vivencias en el fútbol. En mis prácticas como psicólogo me encontré con personas muy decaídas, con problemas, y siempre encontraba ejemplos en un partido de cómo recuperarse.

Último tiempo

No son como murciélagos. El eco es peor, es caos. Por eso la cancha en la que entrenaron la semana pasada no les gustó mucho. No se escuchaban sino a lo lejos, rebotando en las paredes. Hubo choques, algunos moretones.

Además, el pasto sintético frenó un poco el balón. A ellos les gusta la agilidad, llegar al arco, hacer un gol inesperado, espectacular. Y saben cuándo lo es. Ellos no se limitan a vislumbrar la eternidad desde la frágil y perecedera carne, sino desde la ilusión, la imaginación, el deseo, la esperanza, como escribió, palabras más o menos Ernesto Sábato en “Informe sobre ciegos”.

Es momento de penalties. El arquero golpea un extremo de la cancha. Palo derecho. Se mueve al otro lado. Palo izquierdo. Se ubica en la mitad y aplaude. Ceeeentrooo. Juan Pablo toma impulso y, y… se estremece el arco, el balón roza la red. ¡Goool!

**

Publicado en el periódico El Espectador, noviembre 2011

http://www.elespectador.com/impreso/cultura/gente/articulo-311832-un-gol-oscuridad

Anuncios

3 comentarios en “Un gol en la oscuridad (Fútbol de ciegos)

  1. me interesa adquirir un balon con cascabeles para mi sobrino que nacio invidente el tiene 3 años y le encantas las pelotas y estamos llevandolo a una escuela especial me podrian indicar como conseguirlo vivimos en guadalajara muchas gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s